Mantente informado con nosotros a través de Fútbol de Perú. Sólo presiona el botón Me gusta

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Entradas populares

Quien hasta antes de 1960 viajaba de Piura a Lima, iba bordeando el gran despoblado piurano y desde antes del km 50 corría un buen trecho paralelamente al río Piura, pero sin tenerlo a la vista.
 El río en su parte alta, era en realidad el límite entre el desierto y los primeros contrafuertes de los Andes.
 La negra pista de asfalto, avanzaba sobre el arenal haciendo tedioso el viaje.
 Al llegar al km 50 un desvío de 10 Kilómetros, conduce a la pujante ciudad de Chulucanas. En El Desvío,  se han formado una serie de rancherías para atender al caminante y es posible que con el tiempo, a pesar de haber.perdido hoy importancia como tramo de la Panamericana, se convierta en un centro poblado..
 En el Alto Piura, hay una serie de pequeños poblados y lugares que en determinado momento han tenido gran importancia o en ellos se han producido hechos que han conmovido a la región. Frías, Chalaco, Poclús, Ñómala, La Encantada, Las Campanas, Monte de los Padres, Morropón, Piura Vieja, Pabur, yVicús, entre otros, evocan hechos importantes.
 Tras del reglamentario alto en el km 50, el viajero prosigue su camino sobre el arenal y nada lo hace pensar que a poca distancia, ha existido en el pasado una civilización, que aún permanece en el misterio.
 Sólo su cerámica y orfebrería nos hablan de la existencia de esos pueblos. No hay vestigios de construcciones.
 Entre los  10 km del desvío a Chulucanas y la localidad de Matanza, se puede formar un cuadrilátero que completan el río Piura y la Panamericana.
 Dentro de ese cuadrilátero, hay un caserío y un cerro denominado Vicús, y otros po­blados y promontorios denominados Huasimal, Tierras Negras, Loma Verde, Ovejero, Yécala, Loma de la Viuda y Matanzas. 
 En esos lugares es  donde se han encontrado los principales vestigios de esos antiguos piuranos.
Fuera de este núcleo arqueológico  hay que considerar un poco más al Sur Talan­quera  y Zapotal, próximos a Morropón.
 La localidad de Frías, en las nacientes del río Charanal y en los contrafuertes occidentales de los Andes, se encuentra otro Centro arqueológico vinculado cultu­ralmente a Vicús. Lo constituyen Santa Rosa y Mostrante.
 Pero Vicús no puede considerarse como una manifestación cultural aislada. Se la tiene que relacionar con otros centros como Illescas, con los grupos humanos que se asentaron en el Valle del Chira y de Tumbes.
 Bajo las arenas del desierto y en 1as sierras piuranas, es posible que existan vestigios y restos  arqueológicos, que sólo la casualidad podrá poner al descubierto.
 En Vicús se han encontrado piezas de arcilla y de metal, similares a las halladas en el Sur del Ecuador y en Colombia.
 De igual manera, muchos de los túmulos de tierra o pequeñas lomas que parecen accidentes  naturales, son sitios en donde hay tumbas. Esto se observa también en  Lambayeque, sobre todo en Illimo.
 Antigüedad
 En realidad no hay nada concreto en cuanto a la antigüedad de la Cultura Vicús. Los supuestos se hacen en base al examen de las piezas de arcilla.
 Lo extraordinario es que tales huacos, no pertenecen a un determinado período, no obstante encontrarse en los mismos lugares.
 Se pueden establecer hasta tres clases de piezas diferentes:
 -          Vicús negativo representado por cerámicas de tosca fabricación, con una coloración en que el negativo y el blanco se aplicaban sobre el rojo. Se nota influencia de Cupisnique, aplicada a asuntos regionales. Fueron contemporáneos de Chavín de Huantar y cronológicamente pertenecieron al Período Horizonte temprano y a la Época Formativo Temprano, entre 900 y 500 años antes de la era Cristiana.
 En esta etapa de formación, se aprecia influencia del Sur, es decir de Salinar y de Virú-Chavín de Huantar estaba en su apogeo.
 -          Vicús-Vicús, representa una época de asentamiento, que se considera es el periodo de máximo esplendor. Hay un estilo propio y todos los motivos son regionales. La cerámica es de la más alta calidad. Correspondería cronológicamente al Período Intermedio Temprano y a la Época Floreciente Regional que se desarrolló entre los año 200 antes de Cristo y 800 después de la era cristiana. Por esta  época existían centros Poblados en Pariñas y en el Chira, sobre todo en el área de Colán. Al sur del Perú florecía Nazca y por esa época se supone también la fundación de Tumbes y la aparición de Naylam.
 -          Vicús-Mochica, es una época del apogeo de la cultura Mochica que hace sentir su influencia en la región de Piura. El departamento de Piura se puebla y en la Costa del Sur llega a su mayor esplendor el señorío de Pachacamac. Cuando se iniciaba la Fase Vicús-Mochica, aparecía en escena el Imperio Tiahuanacu-Wari que no sólo se extendió por la Sierra Central-Sur, sino que por la Costa llegó hasta los limites de Piura. Tubo su Centro en  Ayacucho. Al terminar esta fase aparecía el Reino Chimú. El Período abarcó del año 900 D.C. a1..1200 D.C. Se estima que Los Mochicas establecieron colonias en Vicús y en Huarmey. 
 Origen
Sobre el hombre de Vicús, no se conoce nada más de lo que muestran sus cerámicas. El arqueólogo ecuatoriano Emilio Estrada  que estudió las culturas que se desarrollaron en las Costas de su país como la de Valdivia, a las que supone influenciadas por China y Japón, cree que me se irradiaron al Sur y alcanzaron el Perú.
 Con la fase de Valdivia se inicia en el Ecuador el período cerámico, habiendo el radio carbono dado cinco mil a las piezas de cerámica.
No se descarta por lo tato que los hombres de Vicús procedieran del sur del Ecuador, teoría que comparten  los arqueólogos norteamericanos  Clifford Evans y Betty Meggers. Tal opinión la habría compartido Domingo Seminario Urrutia terrateniente que fuera del Alto Piura y, que logró reunir una de las colecciones más valiosas de la Cultura Vicús que más tarde vendió el Banco Popular. Es precisamente en la interesante obra denominada “E1 Arte y la Vida Vicús" editada por el Banco bajo la dirección del arqueólogo y antropólogo Dr. Luis Lumbreras, en donde aparece en la portada de la obra la figura de una vasija que representa una cabeza muy semejante a la de un mandarin chino, incluyendo una larga barba. Aunque ceramios parecidos al mismo, aparecen según Lumbreras en Moche y en otras zonas de la provincia de Trujillo, siempre representan un indicio.
En la misma obra se mencionan otras dos vasijas. Una de ella representa lo que Podríamos decir la cabeza de un árabe, con turbante, cubre nuca y rasgos fisonómicos diferentes a los de los antiguos peruanos. Hay igualmente otra vasija con un personaje que Lumbreras, asegura  tiene un gran parecido a tipos raciales negros  del norte de África,  pero que también podrían pasar por judíos, dada la forma de la nariz y el vestido.
Aparte del posible origen ecuatoriano, de la Cultura Vicús, bien pudo ser una especie de Colonia Mochica. Es decir que artesanos de Trujillo emigraron hacia el norte y se asentaron en las comunidades de agricultores que encontraron, enseñándoles el arte de la alfarería. Con el tiempo y bajo la influencia del medio, adquirieron nuevas técnicas,   inspirándose en los motivos regionales.
 Por último, y de acuerdo al criterio que tiene Tello con relación a los pobladores de la costa, los habitantes de Vicús habrían llegado de la sierra y recibido la influencia de los Mochicas. 

0 comentarios:

MÁS LEIDOS