Mantente informado con nosotros a través de Fútbol de Perú. Sólo presiona el botón Me gusta

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Entradas populares

También denominado la Civilización Azteca o Cultura Mexica.

La cultura Azteca, a diferencia de las demás civilizaciones de Mesoamérica, iniciaron algo tarde su ascenso cultural, probablemente hacia el año 1325 ad. de C., cuando se establecieron en el Lago de Texcoco, en el cual iniciaron la construcción de la ciudad de Tenochtitlán, hoy ciudad de México. Los Aztecas habían sido una tribu guerrera y nómada de cazadores y recolectores, proveniente de la región semiárida del norte de México. En los siglos siguientes y hasta la llegada de los españoles, dominaron a los pueblos vecinos y construyeron un vasto imperio.

Los Aztecas eran agricultores que distribuyeron la ciudad de Tenochtitlán en 20 clanes o calpullis que agrupaban a las familias en los 4 barrios de la ciudad. Cada capulli era relativamente autónomo de los otros, tenía sus propios símbolos sagrados, fiestas y tierras exclusivas para la producción, con las que cubría los gastos del templo. También tenía tierras para cubrir los gastos del palacio y de los sacerdotes, tierras de los jueces, tierras para los gastos de guerras, y las tierras privadas de los "nobles" y hombres ilustres, arrebatadas a los pueblos conquistados.

INTRODUCCIÓN.
Al fundar la ciudad de Tenochtitlán los aztecas se asentaron definitivamente hasta la llegada de los españoles. Habían salido de Aztlán (lugar que desconocemos) convencidos por el dios Huitzilopochtli para buscar un sitio nuevo. Tras un camino largo y duro llegaron al Valle de México. Se establecieron en Chapultec, pero fueron expulsados de allí. Pidieron al señor de Colhuacán una tierra donde ir, y él les dio Tizapán, lleno de serpientes venenosas; pero no fue problema porque ellos se las comieron asadas.

Pasado el tiempo pidieron al señor del pueblo vecino (los culhuas) que les entregara a su hija para casarla con el dios. La muchacha fue ofrecida en sacrificio y cuando lo supo su padre, tuvieron que huir hacia los lagos. Esto era ya en el año 1323. En el lago Texcoco vieron una señal del dios: un águila, en un nopal, devorando a una serpiente; y fundaron allí la ciudad de Tenochtitlán, que significa donde está el nopal silvestre.

UBICACIÓN DEL IMPERIO AZTECA

Los aztecas establecieron México Tenochtitlán en el centro del Valle de México, expandiendo su control hacia ciudades-estado ubicadas en los actuales estados de México, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Guerrero, la costa de Chiapas, Estado de Hidalgo, y parte de Guatemala. El territorio que se conquistó no fue de un monótono clima, sino que abarcó climas tan variados como el clima polar de alta montaña hasta los climas cálidos. Hubo una gran variedad de ecosistemas desde bosques de coníferas, mixtos, caducifolios hasta los ecosistemas cálidos como lo son las selvas tropicales, desiertos rocosos, selva caducifolia, manglares, bosque tropical, entre otros.
  
CARACTERISTICAS
La cultura azteca se caracteriza por ser buenos en la administración, de hecho, basaban la división de su territorio en 38 provincias tributarias y su organización social era una estratificación piramidal.

En lo alto de esta pirámide se encontraban los Nobles y los Sacerdotes. Después de éstos, estaban los mercaderes y los guerreros. Por último, en la base de la pirámide, se encontraban los labradores y después los esclavos.

Vestimenta de los Aztecas
Vestían braguero, sayas de fibras tejidas y de cuero y sandalias de los mismos materiales. Usaban orejeras, brea en las orejas y pintura facial; como adornos, plumajes, insignias, banderas y moños de papel.

Lengua
Hablaban náhuatl desde hacía bastante tiempo, pues no hay ninguna evidencia de que hubieran hablado otra lengua con anterioridad y ni siquiera de que viajaran con ellos hablantes distintos. Impusieron topónimos náhuatl en algunos enclaves ocupados; así lo afirma un texto. Se llamaban ellos mismos aztecas, mexitin, mexica, chicomoztoque, teochichimeca o atlacachichimeca, todos gentilicios en náhuatl

SOCIEDAD AZTECA

Los aztecas tenían dos clases sociales diferenciadas. Cuando los niños eran pequeños, ya se les educaba de forma diferente según su clase social. Existía la clase alta, en los que se encontraba la nobleza, y la clase baja, en los que se encontraban las personas comunes, es decir los obreros.

Los nobles: La clase alta, es  decir los nobles, tenían los puestos de trabajo más importantes en la sociedad azteca, eran los líderes con grandes influencias en la sociedad azteca. Tenían un poder adquisitivo alto, y se permitían lujos que gente de clase baja no se podía permitir. La clase más alta de la nobleza, se les llamaba pipiltin, que ocupaban los cargos más influyentes en los gobiernos y el ejército.

Las personas comunes: La clase baja, es decir las personas comunes, ejercían como agricultores, comerciantes, obreros, artesanos, etc… Todos ellos eran muy eficientes, cada uno en su especialidad, eran independientes, viajaban, y tenían una buena vida. Todos los oficios que realizaban eran importantes para que la sociedad azteca fuera completa.

ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LOS AZTECAS

La organización política de la cultura azteca, de acuerdo a las funciones que desempeñaron:

El Tlacatecuhtli o emperador azteca era la cabeza del estado. Los nobles o pillis, que recibian el tratamiento de señores o tecuhtli, tenían como función importante la elección del sucesor a la muerte del emperador.

El consejo real, que estaba conformado por determinados miembros del Calpullis reales o pillis.

Los supremos sacerdotes, dedicados al culto del dios Huitzilopochtli y Tlalec. Los sacerdotes de baja jerarquía tenían funciones como las de anotar el tiempo, de escribir códices y de enseñar en las escuelas de nobles y de los macehuales.

El Cihuacóatl o jefe militar que representaba al emperador en el campo de batalla. Habían rangos en el orden militar como los caballeros tigres, aguilas y flechas, a los cuales se ingresaba por meritos en batalla.

Los pochtecas, eran los grandes comerciantes que tenían privilegios especiales por sus servicios al Estado azteca. Actuaban en tiempo de guerra como espías en tierras enemigas, averiguaban los sentimientos de la población frente al emperador y, a veces, ellos mismos financiaban expansiones militares para beneficiarse economicamente.

Los macehuales, eran los hombres libres, miembros de los calpullis.

Los mayeques, eran los hombres que no tenían derecho, semejantes a los siervos de la gleba de la Europa medieval.

Los tamanes, eran los esclavos en la cultura azteca. La esclavitud lo contraían los deudores (esclavitud voluntaria), asesinos , prostitutas, prisioneros de guerra, etc. Los prisioneros de guerra eran los destinados para el sacrificio a los dioses.

LA EDUCACIÓN DE LOS AZTECAS.

Los aztecas le daban mucha importancia a la educación, es por esta razón que la educación era obligatoria para todos, ya fueran niños o niñas. Intentaban que la educación fuera igual para ambos sexos, pero los niños siempre recibían una educación más amplia que las niñas. Podemos decir que la civilización azteca tenía una buena educación en comparación a otras culturas.

Las mujeres tenían un gran papel en la sociedad, ellas estaban en un segundo lugar sin destacar, pero ejercían un trabajo muy importante dentro de la sociedad. A las niñas de bien pequeñas se les enseñaba a llevar un hogar, a cocinar, a cuidar de la familia, a tener conocimientos sobre la artesanía, a gestionar la economía familiar, etc…

El hombre también tenía un gran papel en la sociedad, este llevaba el peso de la familia. A los niños de bien pequeños se les enseñaban oficios, para que en un futuro pudieran ejercer un buen trabajo. También se les enseñaban las artes de la lucha, y del liderazgo.

Todos los niños tenían  una educación similar, pero a lo largo del tiempo la educación se dividió en dos ramas el Calmecac y el telpochcalli.

El Calmecac: Era para los hijos de los nobles, ejercian una clase de educación para formar futuros Sacerdote, lideres militares, maestros, médicos, y líderes de la sociedad. Los niños eran educados para desempeñar cargos importantes. Estos estudios requerían una lata disciplina y un espiritu de superación constante.

El Telpochcalli: Era la educación para los jóvenes del pueblo de clase más baja. Era una formación práctica, basada en ejercer un buen trabajo, y en desarrollarse bien en las artes de la guerra. La educación empezaba a una edad temprana, más o menos empezaban a los 15 años. Los vástagos de los plebeyos, llamados macehualtzin, también tenían la educación telpochcalli. En esta clase de educación los niños tenían libertad para elegir el tipo de formación que querían, es decir, si alguno destacaba en algún campo especifico podía elegir desarrollarlo, y ser educado y formado para las artes que mejor se le daban.

Una vez llegaban a la adolescencia,  las mujeres y los hombres se casaban. Por lo general los matrimonios eran arreglados, y se podía practicar la poligamia. Las niñas ejercerían su papel de amas de casa tal y como habían sido educadas, y los niños se unían a los ejércitos para lucha o bien empezaban a construir sus comercios.

Aunque los aztecas conocían un tipo de escritura jeroglífica, la transmisión de su cultura se realizó principalmente de forma oral. La educación se impartía en dos instituciones, el telpohcalli, para los plebeyos, y el calmécac, para los nobles. Los aztecas se destacaron por el desarrollo de las ciencias como la astronomía y las matemáticas, en donde incluso desarrollaron un sistema vigesimal. La arquitectura azteca solo se reconoce por los restos que sobrevivieron de las destrucciones hechas por los españoles. Las edificaciones más características son los templos de estructura piramidal. Su escultura fue de tipo naturalista y simbólica y su artesanía destacaba por la pintura de códices (manuscritos), la orfebrería de piedras semipreciosas, los tejidos y los trabajos con plumas.

AGRICULTURA DE LOS AZTECAS

Los principales cultivos que practicaban los aztecas eran el maíz, la fruta, el tabaco y las chiles.

La producción agrícola se realizaba, en gran parte, en las chinampas o huertos de cultivo que se encontraban sobre las aguas del lago, a donde los campesinos se dirigían en canoas. Las chinampas daban tres a cuatro cosechas al año.

El comercio fue muy activo entre los aztecas. La ciudad de Tenochtitlan, con aproximadamente 300 mil habitantes a la llegada de los españoles, se abastecía de productos de lejanos lugares traídos por los pochtecas o comerciantes. En el mercado se utilizaba como moneda semillas de cacao o discos de oro repujados para intercambiar las mercaderías.

Economía Azteca
La economía azteca tenía la sencillez básica de su organización social, así como la misma flexibilidad expansiva a fin de satisfacer las necesidades de una población en aumento. La agricultura era la base de la vida azteca y el maíz era la planta alimenticia por excelencia.
El cultivo de las plantas aseguraba un abastecimiento social de alimentos cerca de la mano, que no estaba sujeto a los problemas que ofrecía la caza y, por lo tanto, daba a los aztecas la oportunidad de pensar en el mañana con más seguridad.

Como era el sistema del clan Azteca…?
El sistema del clan reconocía que los frutos de la tierra eran para el sostenimiento de la comunidad, por lo tanto era lógico que la misma comunidad poseyera y administrara la tierra que sostenía a sus miembros.

El consejo central dividía la tierra entre los clanes, y los caciques de cada una de ellas distribuían las raciones a los jefes de familia quienes a su vez las distribuían justa y equitativamente entre la familia. Pero se reservaban zonas para el sostenimiento del jefe y el personal del templo, para los abastecimientos de guerra y pagos de tributo, todas ellas trabajadas en comunidad, aunque sin duda también con esclavos.

A la muerte de alguno de los encargados de la tierra, pasaba a manos de sus hijos, y si moría sin descendencia la propiedad volvía al clan para que se volviera a distribuir, también sucedía lo mismo si el propietario no plantaba nada en un período de dos años. Sin embargo en el Valle de México este sistema dio lugar a desigualdades.

La creciente población de los grupos del Valle agotó toda la tierra disponible, y las familias y clanes no tenían oportunidad ni manera de expandir sus propiedades agrícolas.

Una parcela que entregaba abundantes productos para una familia pequeña ofrecía muy poco para una familia grande. Las variaciones normales en la riqueza del suelo tenían que dar lugar a injusticias semejantes. Bajo estas condiciones, los jefes y sacerdotes que vivían de las tierras públicas vivían en mejores condiciones que el ciudadano ordinario, cuyas pertenencias tendían a disminuir de generación en generación.

La Agricultura en las islas chinampas
Los tenochas, quienes llegaron más tarde al Valle, en una época en que la tierra había aumentado de valor, tuvieron dificultades, y forzados a retirarse a las islas del Lago, resolvieron el problema de la tierra de la misma manera que lo hicieron los chalcas, y los xochimilcas, en el Lago de Zumpango. Este método consistió en crear "chinampas", los llamados "jardines flotantes".

Las chinampas eran islas artificiales creadas de juncos y raíces de árboles que se unían fuertemente a la tierra. El agua corría entre los estrechos fozos, convirtiéndolos en canales. Siempre se agregaba lodo fresco antes de las siembras, de tal manera que la fertilidad de la tierra se renovaba constantemente. De esta manera, los tenochas y sus vecinos convertían grandes secciones pantanosas, improductivas y que se anegaban en la estación de las lluvias, en una red de canales y de campos cuya fertilidad sólo puede ser comparada con la de las tierras del Nilo, inundadas por el río.

La agricultura en chinampas se practica en la actualidad en los distritos de Xochimilco y de Chalco, donde se cultiva la mayoría de las legumbres para la moderna metrópoli de México. Los habitantes hablan aún la lengua azteca de sus antepasados, y ocupan la misma tierra, renovándola cada año con los mismos métodos empleados en la época de los aztecas.

Tecnología Azteca en la Agricultura
En el campo de la técnica es donde encontramos los datos más sorprendentes. Desde Aztlán construían "camellones" o terraplenes para el cultivo.

Empleaban sistemas de riego y en las zonas lacustres construyeron chinampas o terraplenes para cultivo de ciénaga, en el interior de los lagos. Realizaron obras hidráulicas, como la presa construida en Coatepec. Allí, una vez logrado el embalse, aclimataron plantas y animales lacustres para poder vivir. Tan buenos resultados lograron que hasta hubo intentos de no seguir adelante, en acuerdo con las órdenes de los sacerdotes conductores de la migración. Levantaban templos en todo lugar donde se asentaban, aun en Aztlán, con anexos como el tzompantli y el sacrificadero. Construyeron asimismo juegos de pelota y albarradas para la defensa, con murallas concéntricas "basta de un estado de alto" y patios interiores. Muchas de sus obras eran de piedra labrada. También construyeron temazcales, es decir, baños de vapor. Como armas usaban originalmente el átlatl, - típico lanzadardos mesoamericano, que después sustituyeron por el arco y las flechas, una vez internados en territorios de cacería. Para la defensa usaban, además, la rodela o chimalli. Para el transporte en lugares lacustres usaron la canoa y las andas para conducir los arreos y a su dios.

LA RELIGIÓN AZTECA

Era sumamente complicada. Los dioses tenían múltiples significados, a tantos que el emperador Moctezuma II obligo a sus sacerdotes a simplificarlos. Apareció así el principio de la dualidad, es decir, cada dios masculino tenía un equivalente femenino.

Creían que el principio de todas las cosas se encontraban en el Omeyacán , lugar sagrado donde el dios Ometecuhtli y la diosa Omecihuatl engendraron cuatro hijos, que representaban los cuatro puntos cardinales.

Los dioses principales de los aztecas fueron:
- Huehueteotl, que simbolizaba el año y las estaciones
- Xipe Totec, que representaba a la primavera y las estaciones agricolas
- Chalchiutlicue, diosa del agua, cuyo hermano era Tlatec
- Huitzilopochtli, el dios Sol cuya, hermana era Meztli, la diosa luna.
- Quetzalcoatl, era la estrella de Venus, la que carga a cuestas al dios sol y anuncia el amanecer.

Creencias religiosas.
Los aztecas provocaban las llamadas guerras floridas, para lograr prisioneros de guerra que eran ofrecidos a los dioses, creyendo que la sangre de los sacrificios daban fuerza al Sol, para seguir su camino en la noche y aparecer de nuevo en el horizonte.

Los Sacrificios
Un elemento fundamental en el culto religioso eran los sacrificios humanos, que para los aztecas eran una especie de compensación o pago que los hombres daban a los dioses.

Sacrificios humanos para los dioses.
El sacrificio más común consistía en arrancar el corazón a la víctima, ofreciéndolo en seguida al Dios.

En otras ocasiones, durante la fiesta en honor a Xiutecuchtlil, dios del Fuego, la víctima era arrojada con intervalos sobre un montón de brasas.

Otras formas de sacrificio consistían en tener al prisionero atado en un sitio para después lanzarle flechas hasta que éste muriese, y la sangre que caía a la tierra se suponía la hacia fértil. En honor de la tierra y de Xipe, a la víctima se la desollaba después de matarla y el sacerdote se vestía con la piel de aquella.

Había meses consagrados al sacrificio de niños que eran llevados a las cumbres de los montes, adornados con plumajes y guirnaldas; sus sacrificadores los acompañaban tañendo instrumentos musicales, cantando y bailando. La ceremonia de inmolación tenía como objetivo el pedir lluvias, y si los niños lloraban era un buen signo. El corazón les era arrancado como parte final del acto.

En la fiesta del "Toxcatl" se sacrificaba a un mancebo (imagen de Tezcatlipoca), a quien durante todo un año se le agasajaba con fiestas y regalos, preparándosele para la muerte. Los ritos exigían que hubiese también ofrendas y oraciones, sahumerios con copal y otros actos. Las calaveras de los sacrificados se conservaban en el "Tzompantli", o gradería de cal y piedra. El de Tenochtitlán tenía no menos de 136.000 de ellas al tiempo de la Conquista.

La Guerra de las Flores.
La práctica de los sacrificios humanos como acto religioso de acción de gracias ofrece un repugnante contraste con el espíritu con que se llevan a cabo estos ritos. Sin embargo, la conducta social y religiosa estaba concebida para conservar la existencia humana y asegurar el bienestar del hombre, sin reparar en la desviación que podían alcanzar los medios. De aquí se desprende que la idea de sacrificar preciosas posesiones para alcanzar tales fines debe haber conducido a la ofrenda más preciosa: La Vida Humana, por lo que el hombre lucha arduamente por conservar.

La guerra florida se emprendía para satisfacer las necesidades de tener prisioneros para ofrecerlos a los dioses; en este combate los guerreros de varios estados tenían encuentros en un combate real a fin de que pudieran realizarse hazañas bélicas y se pudieran hacer prisioneros para satisfacer el hambre de los dioses.

Los prisioneros de guerra eran la ofrenda más estimada, y mientras más valientes y de más alto rango, la ofrenda era aún mucho mayor. Los esclavos eran muertos en ceremonias secundarias y en raras ocasiones se mataban niños y mujeres en los ritos de fertilidad para asegurar el crecimiento y prosperidad del pueblo mismo. A veces se practicaba el canibalismo, en creencia de que el que se comiera a la víctima podría obtener las virtudes de la misma, pero en todo el mundo otras culturas usaban la misma creencia.

No todas las guerras eran de las flores ya que algunas veces eran más para obtener territorios estratégicos o con miras comerciales, pero los ataques a Puebla y Tlaxcala eran siempre con miras de conquista; pero estos pueblos jamás fueron conquistados y duraron hasta la llegada de los españoles, que supieron aprovechar la situación.

Moctezuma comenzó ataques al sudeste, y en 1458 conquista Coixtlahuaca, que era una ciudad famosa por su comercio. Esta era la llave a la tierra de los Mixtecos, la tierra de una antigua civilización reconocida por sus Códices y sus trabajos en el arte del oro, además abrió para Moctezuma la ruta que lo llevaría tan lejos como Guatemala.

Las fuerzas de Moctezuma se movieron después hacia el Este, hacia el Golfo de México; forzando a los Huaxtecos y los Totonacas a pagarle tributo.

En 1466 una campaña de largas proporciones fue puesta en marcha para la toma de Tepeaca, punto importante hacia las rutas del sudeste y el Sur, el pago de tributo y las tomas estratégicas de bases y puntos de comercio, fueron los que le dieron fuerza y economía a las campañas militares.

ESCRITURA DE LA CULTURA AZTECA
La escritura azteca era entre pictográfica y jeroglífica. Escribían utilizando elementos abstractos de complicados significados, en libro de colores.
Mediante su escritura perennizron su historia, sus leyendas, diversos géneros literarios, genealogías, tributos, etc.
En matemática tuvieron el sistema vigesimal; pero, a diferencia de los mayas, desconocieron el cero, por lo que emplearon diferentes símbolos para expresar los números.

Los aztecas hablaban una lengua llamada náhuatl. La escritura mezclaba pictogramas, ideogramas y signos fonéticos. En sus escritos queda reflejada su propia historia, geografía, economía, religión, etc.

Algunos códices han perdurado a lo largo del tiempo como es el caso del Códice Borbónico. Se trata de un libro-calendario con dos partes, la primera un libro de los destinos, llamado tonalamalt y la segunda las fiestas de los meses, xiuhpohualli.

ARQUITECTURA AZTECA

Los aztecas querían demostrar su poder por ello construyeron edificios monumentales. La arquitectura azteca destaca por su monumentalidad, grandeza y la veneración de la divinidad.

Tenochtitlán, capital del imperio fue construida sobre pequeñas islas y tierra pantanosa. Llegó a albergar 200.000 personas. El tipo de construcción más original de la arquitectura azteca fueron los templos gemelos, con doble escalinata de acceso. Los centros Tlatelolco y Tenochtitlan son los principales referentes de la arquitectura azteca. La arquitectura azteca estaba fuertemente influenciada por los toltecas de Colhuacan, los tepanecas de Atzcapotzalco, y los acolhuas de Tetzcoco.

Se trata de una representación dual de las divinidades que existían en Mesoamérica desde épocas remotas. La colocación de parejas de dioses, como la de Huitzilopochtli–Tláloc del Templo Mayor de Tenochtitlan, sobre una sola plataforma piramidal, hace que su estructura sea alargada y presente una doble escalinata de acceso. La adaptabilidad y el ingenio arquitectónico de los aztecas pueden observarse en Malinalco donde se esculpió un templo en la roca, el cual quedó integrado a la montaña.

La arquitectura azteca, que era similar a la de otras culturas mesoamericanas, poseía un innato sentido del orden y la simetría. Los diseños geométricos y las líneas amplias eran representaciones del dogma religioso y del poder del Estado. Además, los aztecas utilizaron en su arquitectura bajorrelieves, muros, plazas, y plataformas, como medios para representar a sus dioses e ideales.

Otro modelo arquitectónico relativamente frecuente es la pirámide de planta circular que tradicionalmente se ha atribuido a santuarios del dios Ehécatl, deidad del viento, que en su aspecto de remolino. Las más conocidas son la de Calixtlahuaca y la de la estación de metro de Pino Suárez. Otra construcción muy característica de los aztecas es un tipo de plataforma decorada con calaveras, que constituían la base del tzompantli, estructura donde se acumulaban los cráneos de los sacrificados. Sólo se conserva un pequeño altar que se encuentra en el Museo Nacional de Antropología de México.

Pirámides
Entre los tipos arquitectónicos más comunes no podemos dejar de mencionar los templos piramidales de planta cuadrada o rectangular con una sola escalinata de acceso en la parte frontal, delimitada por dos alfardas lisas. Muchas de las pirámides de Tenochtitlan seguían este modelo.

Dos de las más extraordinarias creaciones arquitectónicas de los aztecas fueron Tepoztlán y Malinalco, ambas excavadas en la roca y terminadas con construcciones de mampostería. El templo de Tepoztlán es de planta rectangular y tiene dos salas: a la primera se accede por una puerta dividida por dos pilastras, mientras que en la del fondo hay un banco corrido decorado con relieves que muy bien pudieran ser insignias funerarias. El  templo descansa sobre una plataforma piramidal con escalinatas limitadas por alfardas. Malinalco, por su parte, es un conjunto irregular de construcciones templarias excavadas en la roca madre, compuesto por seis unidades de las que cuatro al menos presentan una forma circular. En ambos caso nos encontramos ante un tipo de construcción religiosa que tiene la función de expresar el poder militar y religioso de los aztecas.

ASTRONOMÍA AZTECA

La civilización Azteca surgió a partir del siglo X. Su máximo esplendor lo obtuvo entre los siglos XIV al XVI. Los aztecas no solo desarrollaron la astronomía y el calendario, sino que estudiaron y desarrollaron la meteorología, como una consecuencia lógica de la aplicación de sus conocimientos para facilitar sus labores agrícolas.

La representación del cielo (masculino) y Tierra (femenino) estaban determinados por Ometecuhtli y Omecíhuatl, respectivamente. Las eras en la cosmología azteca están definidas por soles, cuyo final estaba marcado por cataclismos. El primer Sol, Nahui-Oceloti (Jaguar) era un mundo poblado por gigantes, que fue destruido por jaguares. El segundo Sol, Nahui-Ehécati (Viento) fue destruido por un huracán. El tercer Sol, Nahuiquiahuitl, por una lluvia de fuego. El cuarto Sol, Nahui-Ati (agua) fue destruido por un diluvio. Y el quinto, Nahui-Ollin (movimiento) está destinado a desaparecer por movimientos de la Tierra.

El calendario azteca, o piedra del Sol, es el monolito más antiguo que se conserva de la cultura prehispánica. Se cree que fue esculpido alrededor del año 1479. Se trata de un monolito circular con cuatro círculos concéntricos. En el centro se distingue el rostro de Tonatiuh (Dios Sol), adornado con Jade y sosteniendo un cuchillo en la boca. Los cuatro soles o eras anteriores, se encuentran representados por figuras de forma cuadrada que flanquean al quinto sol, en el centro. El círculo exterior está formado por 20 áreas que representan los días de cada uno de los 18 meses que constaba el calendario azteca.

Para completar los 365 días del año solar, los aztecas incorporaban 5 días aciagos o nemontemi.

Para los aztecas, la sucesión del día y la noche se explicaba por las constantes luchas entre los astros principales. Dado que durante el día es muy difícil observar la Luna e imposible a las estrellas, los aztecas interpretaban que el sol naciente (Huitzilopochtli) mataba a la Luna (Coyolxauhqui) y a las estrellas.

Para los aztecas, la astronomía era muy importante, ya que formaba parte de la religión. Construyeron observatorios que les permitieron realizar observaciones muy precisas, hasta el punto que midieron con gran exactitud las revoluciones sinódicas del Sol, la Luna y los planetas Venus y Marte.

Al igual que casi todos los pueblos antiguos, los aztecas agruparon las estrellas brillantes en asociaciones aparentes (constelaciones). Los cometas fueron denominados "las estrellas que humean".

LA PINTURA, LITERATURA Y MÚSICA
Fuera de la arquitectura, los aztecas destacaron en prácticamente todas las demás artes, como en el caso de la pintura, donde el escriba azteca ostentaba el título de pintor. De hecho, los manuscritos jeroglíficos y pictográficos, se refirieran a los más diversos temas, eran recopilaciones de imágenes, secuencias de cuadros cuidadosamente dibujados y coloreados. Los códices (manuscritos antiguos) aztecas muestran influencias mixteca y de la zona mixteca-puebla.

Es imposible separar a la literatura de la música en la cultura azteca, como sus propias palabras lo demuestran: cuicatl significaba canto y poema. El náhuatl era la lengua que usaban los aztecas y, por su agilidad y riqueza, se prestaba perfectamente tanto para la descripción de acontecimientos como para registrar ideas abstractas o elaborar largos discursos salpicados de imágenes y sentencias, a las que los mexicanos eran muy entusiastas.

ESCULTURA AZTECA:

El pueblo azteca fue un pueblo muy buen escultor. La escultura aparece generalmente asociada a los grandes edificios, y es monumental a la vez que realista. La mayoría de las piezas representan a dioses, mitos, leyendas y gobernantes. Son obras destacables:

- Coatlicue (diosa de la tierra)
-la cabeza de Coyolxauhqui (diosa de la Luna e hija de Coatlicue)
-la Piedra del Sol o Calendario azteca
-El monstruo de la tierra Tlaltecuhtli
- la Piedra de Tizoc, enorme disco que narra en un friso las conquistas y batallas de los aztecas entre 1481 y 1486.

La escultura de pequeño tamaño en piedra tuvo también una gran importancia. Suele pertenecer más al ámbito de lo cotidiano, reproduciendo, generalmente, animales y objetos comunes. Algunas piezas conservan restos de pintura e incrustaciones realizadas con piedras diferentes.
  
ORFEBRERÍA AZTECA: 


En cuanto a la orfebrería, debido a sus conocimientos de física, los aztecas emplearon varias técnicas como fundir el oro con la plata y demás.

Normalmente el metal se combinaba con piedras preciosas como la turquesa, la amatista, el jade o el cristal de roca o con conchas.

Además elaboraban todo tipo de figuras y adornos para sus cuerpos como pulseras, collares, pendientes, etc.

Aunque no llegaron a ser tan buenos orfebres como los mixtecos (Monte Albán), produjeron trabajos de gran pericia.

Sobre todo realizaron piezas de joyería, aunque también se han encontrado  recipientes y figuras, algunas de estas últimas articuladas.

CERÁMICA AZTECA: 


Los mexica no tuvieron una tradición cerámica propia, pero aprovecharon el desarrollo cultural de los pueblos que vivían con ellos en el Valle de México. En el Valle de México todas las tribus hacían vasijas, y las de Cholula eran especialmente famosas por su cerámica roja y negra. En general se trataba de una industria de artesanía que se ejercía en casa durante las horas de ocio permitidas por la agricultura. Cierto número de alfareros que alcanzaron el favor del público como artesanos abandonaron por completo la agricultura y organizaron el gremio de los alfareros.

Para cocinar usaban vasijas utilitarias, más bastas y destinadas a un trato más duro. Las vasijas de tres patas, el cumal de gran tamaño que servía para cocer tortillas; los cuencos de superficie áspera usados como raspadores para rallar los chilis; todo ello con vasos de barro para el pulque, se encontraban en todos los hogares. Las piezas más finas de cerámica, casi tan delgada como la buena porcelana, las vasijas más bellamente decoradas que los arqueólogos han encontrado, se encontraban en las tumbas, con los muertos, como una ofrenda que acompañaría al difunto en su viaje hacia el recinto de los dioses. Leer más en Suite101: La cerámica: expresión más popular del arte azteca

Esta fue la manifestación artística más difundida, sobre todo de temática religiosa y entre las que destacan figurillas femeninas de fertilidad y representaciones de dioses.

Todas las tribus hacían vasijas, y las de Cholula eran especialmente famosas por su cerámica roja y negra. En general se trataba de una industria de artesanía que se ejercía en casa durante las horas de ocio permitidas por la agricultura. Cierto número de alfareros que alcanzaron el favor del público como artesanos abandonaron por completo la agricultura y organizaron el gremio de los alfareros.

Para cocinar usaban vasijas utilitarias, más bastas y destinadas a un trato más duro.
Las piezas más finas de cerámica, casi tan delgada como la buena porcelana, las vasijas más bellamente decoradas que los arqueólogos han encontrado, se encontraban en las tumbas, con los muertos, como una ofrenda que acompañaría al difunto en su viaje hacia el recinto de los dioses.

ARTE
Gracias a sus conocimientos de física los orfebres pudieron emplear varias técnicas en su trabajo (como la de la cera perdida), fundir oro con la plata, etc. Elaboraban todo tipo de figuras y adornos pulseras, collares, pectorales, pendientes, etc. Frecuentemente el metal se combinaba con piedras preciosas (turquesa, amatista, jade, cristal de roca) o con conchas.

PLUMERIA
Los adrornos hechos con plumas tuvieron gran importancia en América Central. Las plumas más apreciadas eran las del quetzal (verdes) las del tlauquecholli (rojas) y las del xiuhtototl (azul turquesa). Con ellas hacían tapices y adornaban mantas, máscaras rituales, escudos o trajes de guerreros.

En el plano sexual, sólo existían dos formas de relaciones sexuales permitidas: las que tenían lugar dentro del matrimonio y las de guerreros solteros con sacerdotisas dedicadas a la prostitución ritual. Estas últimas se consideraba que estaban protegidas por la diosa Xochiquétzal. Estas relaciones siempre se mantenían antes de que los guerreros partiesen a la batalla. El adulterio, por otra parte, era severamente castigado. Cada aspecto de la vida sexual estaba asociado a un dios diferente.

LA CAÍDA DEL IMPERIO AZTECA, HISTORIA


En ese año, unas 38 provincias estaban bajo el dominio de Tenochtitlan. Pagos, tributos y sacrificios humanos eran eventos obligatorios que los pueblos subordinados debían experimentar con el fin de mantener la grandeza y el dominio de la ciudad-estado. Por ello, los aztecas eran odiados por sus vecinos y otras culturas bajo su yugo. De este modo, no sorprende que Cortés pudiera aliarse con pueblos como el tlaxcalteca en su camino hacia Tenochtitlan para vencer a los aztecas.

Diferentes factores contribuyeron a la caída del imperio y, a la vez, a la conquista española. De acuerdo con sus creencias, los aztecas sabían que la era llamada del Quinto Sol estaba por llegar y un signo de ello sería la presencia de un dios. Moctezuma II, el gobernante de esa época, vio en Cortés la presencia de ese ominoso dios y la interpretó como la proximidad del fin. Por otra parte, la codicia de los españoles era inmensa y se incrementó sin cesar cuando vieron el oro al alcance de la mano. El catolicismo y el militarismo reemplazaron la cosmogonía azteca a través de la espada y la cruz. Más aún, si la codicia motivó a Cortés y a sus hombres, enfermedades como la viruela, traída por los europeos, ayudó a la misión matando miles de nativos.

En 1519 Cortés, enviado por el gobernador de Cuba, Velázquez, llegó cerca de la "Villa Rica de la Veracruz" y se anunció como el comandante supremo. Con 400 soldados y 15 caballos, Cortés fue recibido por Moctezuma quien le dio la bienvenida e incluso le asignó una intérprete, una mujer llamada Malintzin. Cuando los aztecas se percataron de que Cortés no era un dios, lo trataron con respeto y le obsequiaron oro y tesoros. Por ello, Cortés tomó a Moctezuma como rehén y demandó más riqueza.

Los soldados españoles permanecieron en la ciudad sin que la gente se opusiera a ellos por espacio de 6 meses. Sin embargo, durante la ausencia de Cortés, el oficial español Pedro de Alvarado masacró a unos 200 aztecas pertenecientes a la nobleza que se había reunido para celebrar una ceremonia. Los aztecas se defendieron para expulsar a los españoles de Tenochtitlan y muchos de ellos murieron ahogados en los canales que rodeaban la ciudad, junto con sus pesadas cargas de oro recién saqueadas. Moctezuma murió en esas batallas y Cuitlahuac, su hermano menor, lo sucedería. Sien embargo, Cuitlahuac sólo gobernó unos cuantos meses pues moriría de viruela. Cuauhtemoc, sobrino de Moctezuma, fue nombrado emperador entonces.

Los españoles recularon para reunir fuerza y aliados y regresaron a Tenochtitlan para sitiarla. Finalemente, el 13 de agosto de 1521, después de meses de batallas inequitativas, concluyó la caída de Tenochtitlan. Las armas españolas que incluían hierro, pólvora y caballos, desconocidos hasta entonces por los aztecas, así como la determinación de los pueblos aliados a los conquistadores que vivían bajo el dominio azteca, fueron factores cruciales para la caída de la ciudad.

El Imperio Azteca había sido destruido. Las ruinas de Tenochtitlan fueron la base sobre la que los españoles construyeron una nueva colonia. Hoy en día, la catedral de la ciudad de México se levanta sobre las ruinas de un templo azteca y el Palacio Nacional ocupa la superficie de lo que una vez fuera el palacio de Moctezuma. La grandeza de esta civilización influyó notoriamente en el desarrollo de México. La agricultura, la arquitectura, la religión, la astronomía, el comercio y la artesanía fueron sólo algunos campos en los cuales los aztecas sobresalieron.

Extensamente documentado, el fin de la civilización azteca marcó también el final de las civilizaciones mesoamericanas. Por ello, la formación de una nueva raza estaba por comenzar. Una colonia española, la Nueva España y después, una nueva nación, México, florecieron como resultado del choque entre dos mundos, Europa y Mesoamérica.

PREGUNTAS Y RESÚMENES
En las primeras décadas del siglo XIV de nuestra era, un pueblo de cazadores nómades que venían del Norte se estableció en dos islas en medio del lago Texcoco. Allí fundaron en 1325 Tenochtitlán que sería la capital del Imperio Azteca y es hoy la ciudad de México.

¿Cómo era su sociedad?
Estaba basada en clanes de familias con un antepasado común, llamados calpullis. La sociedad azteca se dividía en varias clases: en la cima estaba el rey, luego los sacerdotes, los guerreros y los nobles; más abajo los artesanos y comerciantes y por último los trabajadores. Fuera de la escala social quedaban los esclavos, que eran mayoritariamente prisioneros de guerra.

¿Y la economía?
La base de la economía era la agricultura. Cultivaban maíz, porotos, calabazas, algodón y cacao, con el que hacían el riquísimo chocolatl (chocolate). Por vivir en medio de un lago, las condiciones de la agricultura eran muy especiales. Pero los aztecas no se amilanaban, inventaron las chinampas, unas especies de balsas flotantes armadas con juncos entrelazados cubiertas con tierra sobre la que cultivaban. Fueron grandes comerciantes y contaban con grandes ferias y mercados.

El bien y el mal
Los aztecas pensaban que el mundo había existido no una sino varias veces consecutivas. En conjunto habían existido ya cuatro soles y cuatro tierras anteriores a la época presente. Las cuatro fuerzas primordiales: agua, tierra, fuego y viento, habían presidido esas épocas o soles hasta llegar a la quinta época que era la del sol en movimiento.

La religión azteca era una permanente lucha entre el bien y el mal, representados por Quetzalcoatl y Tezcatlipoca, respectivamente. El primero recibía flores y ofrendas y el segundo sacrificios humanos.

¿Cuál fue la ciudad más grande del mundo en el siglo XVI?
Tenochtitlan tenía más de 100.000 habitantes. Los españoles quedaron muy asombrados por el mercado de Tlatelolco. Así lo cuenta Bernal Díaz del Castillo, uno de los hombres de Hernán Cortés:"Quedamos admirados de la multitud de gentes y mercaderías que había en la gran plaza y del gran concierto que en todo tenían: oro, plata, piedras ricas, plumas, esclavos y esclavas, ropa barata y fina, hachas de latón y cobre...".

¿Cómo era su arte?
Fueron excelentes maestros en la talla de la piedra y arquitectos notables. Las maravillosas pirámides del Sol y la Luna de Teotihuacán pueden admirarse aún hoy en las afueras de la ciudad de México. En el centro mismo de la Capital se han descubierto hace unos 20 años las ruinas de los templos mayores de Tenochtitlán. Eran extraordinarios orfebres y -a pesar de que muy pocos objetos de oro y plata pudieron salvarse de la codicia de los conquistadores que los transformaban en lingotes- producían verdaderas obras de arte en jade, oro y plumas.

¿Cómo fue su final?
El Imperio Azteca sucumbió a la invasión de los españoles llevada adelante por Hernán Cortés en 1521. El factor sorpresa, las rivalidades internas, la alianza de pueblos enemigos de los aztecas con los invasores, el engaño, el uso del caballo, las pestes desconocidas y la superioridad de las armas hicieron posible la derrota del poderoso Imperio, no sin antes oponer una dura resistencia como correspondía a un pueblo de guerreros.

BREVE CRONOLOGÍA DE LOS AZTECAS:

1375-1395 Acamapichtli. Primer soberano azteca. Lo elige un cuerpo de notables. Se construyen las primeras casas de piedra.

1395-1414 Huitzilihuitl. Hijo del anterior.. Su reinado marca el comienzo del engrandecimiento de México. Se emplea el algodón en el vestido.

1414-1428 Chimalpopoca. Hijo de Huitzilihuitl. Infortunado monarca tiene un corto reinado. Edifica sobre terraplenes la ruta a Tecuba, primera de Tenochtitlán. Prisionero de los tepanecas, posiblemente se suicidó.

1428-1440 Izcóatl. Notable guerrero, somete a los tepanecas. Durante su reinado comienza la expansión mexicana y se transforma el orden social, político y económico.

1440-1469 Moctezuma I. Consolida las conquistas anteriores y ensancha el imperio. Construye templos, escuelas y notables obras de riego, como el acueducto de Chapultepec y el templo de Huitzilopochtli. en piedra labrada.

1469-1481 Axayácatl. Es hijo de Moctezuma. Desarrolla una política de expansión. Conquista Tehuantepec y el valle de Toluca y pelea contra los tarascos. Construye el templo Cohuatlán y el monolito llamado Calendario azteca.

1481-1486 Tizoc Hermano de Axayácfetl. Durante su breve gobierno se comienza la reconstrucción del Gran Teocalli.

1486-1502 Ahuizotl. Hermano de Axayácatl y de Tízoc. Inaugura el Templo Mayor, en cuya ceremonia se realizan gran cantidad de sacrificios humanos. Se distingue como el más belicoso y cruel de los soberanos aztecas.

1502-1520 Moctezuma II. Hijo de Axayácatl, asciende al trono en la época de mayor esplendor azteca. Continúa las conquistas y extiende los límites del Imperio hasta Honduras, Nicaragua, las costas del Pacífico y del golfo de México. Durante su reinado tiene lugar la conquista de México por Hernán Cortés.

1520 Cuitláhuac. Sucede a Moctezuma, pero muere a los cuatro meses de su reinado.

1520-1521 Cuauhtémoc. Toma el mando de los aztecas y dirige la defensa de México frente a los conquistadores españoles. Muere ejecutado por Cortés, acusado de intento de rebelión.

2 comentarios:

jhon mianda dijo...

no pasa nada

jhon mianda dijo...

no pasa nada

MÁS LEIDOS