Mantente informado con nosotros a través de Noticias y Fútbol Perú. Sólo presiona el botón Me gusta

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Entradas populares

Primer Soldado del Perú, Juan Francisco de Vidal La Hoz nació en Supe, el 2 de abril de 1800, fue un militar y político peruano que ocupó la presidencia del Perú durante un breve período entre 1842 y 1843. Fue reconocido bajo el seudónimo de Primer Soldado del Perú, debido a su participación y apoyo constante a la adhesión de la causa patriótica.

Fue hijo de don Julián Vidal y de doña Ventura La Hoz, aún en plena adolescencia, participó al lado de su padre en las faenas agrícolas, y a los diez años era nadador y jinete excelente; fue alumno del Seminario Conciliar de Santo Toribio en Lima y sólo dedicó al campo los períodos vacacionales.

Sus aventuras durante la lucha por la Independencia
Actuó en la proclamación de la Independencia, efectuada en Supe un 5 de abril de 1819, mientras desembarcaban efectivos conducidos por Lord Cochrane en su primer crucero y, aceptado como subteniente de infantería de marina el 22 de julio de 1819, estableció relación con los patriotas de Lima, contribuyó a requisar dinero y capturar presas, y viajó con la escuadra a Valparaíso. Volvió con el segundo crucero en septiembre de 1819; participó en la persecución de la fragata Prueba hasta la Puná; en Supe salvó la suerte de la escuadra, al obtener víveres y agua para la tripulación enferma y exhausta; desplegó valerosa iniciativa en varias ocasiones; y nuevamente pasó a Chile. A las órdenes de Lord Cochrane marchó hacia el 5 y, comandando un destacamento de 24 hombres, tomó por asalto el fuerte de Valdivia el 4 de noviembre de 1820.

Ascendido a capitán, formó luego en la IV Compañía del Batallón N.° 8 de los Andes; y, conduciendo pliegos para los patriotas peruanos, se adelantó a la salida de la Expedición Libertadora. Naufragó frente a Huarmey el 10 de agosto de 1820, y hallado por bandoleros, fue llevado a Pativilca; escapó a Supe; debido a sus trabajos, los realistas pusieron precio a su cabeza; pero aún pudo concertarse con otros jóvenes de aquel pueblo, y capturar 500 caballos y 150 prisioneros con su armamento, antes de presentarse ante San Martín en Ancón.

Herido en acción
Destacado a la sierra, organizó guerrillas para secundar la acción del general Juan Antonio Álvarez de Arenales y presionar las posiciones realistas en los accesos a Lima; y cuando la ciudad fue evacuada por el virrey Pezuela, la primera unidad patriota que ingresó en ella fue la guerrilla comandada por el capitán Vidal. Luego coadyuvó a la hostilización del ejército virreinal y, herido en acción, pasó largos meses atendiendo a su restablecimiento.

Fue asociado a la Orden del Sol el 12 de diciembre de 1821. Incorporado a la Legión Peruana, encontrándose en la desgraciada acción de La Macacona el 7 de abril de 1822, y debiendo reorganizarse dicha unidad, fue comisionado para reunir nuevos efectivos en Yauyos. Después del motín de Balconcillo un 26 de febrero de 1823, marchó a guarnecer Huánuco y, considerando legal la autoridad de Riva Agüero, opuso resistencia a Bolívar; pero cuando éste unificó el país bajo su mando, presentose en Lima y solicitó que se le confiara operaciones de guerrillas en las vecindades de La Oroya.

Fue exiliado
Fue ascendido a teniente coronel 10 de noviembre de 1823, y allí hostilizó eficazmente los movimientos realistas, evitando así que el general Juan Ramírez amenazase la retaguardia patriota antes de la Batalla de Junín; luego dirigió operaciones diversionistas hacia el norte; amagó a la guarnición realista que se hallaba en Lima en noviembre de 1824; y ante el propio Bolívar luchó en Miranaves el 1 de noviembre de 1825 contra una columna salida de los castillos del Callao. Viajó luego a Bolivia, con pliegos del Libertador para Sucre. A su regreso fue implicado en una presunta conspiración el 27 de julio de 1826, y desterrado a Chile con el general Mariano Necochea y otros; pero pudo volver, cuando Santa Cruz llevó a cabo una reacción nacionalista el 27 de enero de 1827. Ocupó la gobernación de las fortalezas del Callao.

Guerra contra la Gran Colombia
Destinado a Ayacucho a fines de 1827, organizó una expedición contra los rebeldes de Iquicha, a cuyos cabecillas apresó en mayo de 1828. Nuevamente en Lima, acompañó al presidente José de La Mar en la campaña contra Colombia; hallose en la adversa sorpresa de Saraguro un 13 de noviembre de 1829 y defendió la retaguardia de las fuerzas que actuaron en el Portete de Tarqui; luego se estableció en Piura, con el cuartel general; y cuando el presidente resultó depuesto, fue enviado a Guayaquil con instrucciones para los jefes de las tropas de ocupación.

Restablecida la paz, asumió en Lima el comando del Batallón Callao; fue luego vocal de la Junta de Reforma Militar; y, ascendido a la clase de coronel (11-IX-1829), con antigüedad del 1-1-1829, pasó a ser edecán del presidente Gamarra. A su lado hizo la campaña sobre la frontera con Bolivia (1831); asumió el comando de la guarnición de Ayacucho; y fue ascendido a general de brigada (XII-1832).

Diputado por Lima
Elegido diputado por Lima (1833), incorporose a la Convención Nacional; pero se le comisionó para sofocar la revolución iniciada en el dep. de La Libertad por el general Felipe Santiago Salaverry, a quien venció en un combate librado en la Garita de Moche (19-XI-1833), lo siguió hasta tomarlo prisionero en Piura y generosamente lo ayudó a fugar. Entre tanto había sido elegido presidente provisorio el general Luis José de Orbegoso (20-XII- 1833) y, manteniéndose adicto al régimen legal, secundó su campaña contra la sedición efectuada por Bermúdez y Gamarra. Como jefe de Estado Mayor General del Ejército, respaldó, en Lima, al vicepresidente Manuel Salazar y Baquíjano, cuando Orbegoso inició su gira política por los departamentos del sur (XI-1834); lo siguió en su retirada hasta Jauja cuando se efectuó el pronunciamiento de Salaverry (22- 11-1835); y trasladose a Huaura en cuanto aquél optó por renunciar a su precaria autoridad.

Presidente de la República
Asumió el mando de la Guardia Nacional y avanzó hacia Lima, desguarnecida y saqueada por el bandolero León Escobar; dispuso su prisión y su inmediato fusilamiento en la Plaza de Armas (30-XII- 1835). Fue vicepresidente del gobierno en 1839 y, posteriormente, jefe de Estado Mayor. En 1842, tras sofocar la revuelta del general Torrico, se hizo con el poder ejecutivo, proclamándose dictador. En 1843 fue desplazado de la presidencia por el general Manuel Ignacio de Vivanco y fue desterrado a Chile. De regreso al país, en 1844 apoyó al movimiento constitucional iniciado por el general Ramón Castilla. Juan Francisco de Vidal La Hoz falleció en Lima, ek 23 de septiembre de 1863.

0 comentarios:

MÁS LEIDOS